Mitos y Realidades en torno a la Alta Capacidad (10 de 12)

125

[Continuamos con el décimo de ésta serie de 12 Post acerca de los Mitos y Realidades en torno a la Alta Capacidad, escrito por el reconocido especialista Javier Touron]…

MITO 10 Lo u?nico que se consigue con una educacio?n diferenciada para alumnos de alta capacidad o para aquellos que destacan en algu?n talento especi?fico, es crear elitismo, aumentando y pronunciando de manera evidente las diferencias entre las personas.

Toda educacio?n que se precie de serlo debe tener como fin u?ltimo la bu?squeda de la excelencia, que persigue que cada persona pueda desarrollarse al ma?ximo en todos los a?mbitos de la vida. Ofrecer a los alumnos de alta capacidad la oportunidad de alcanzar el nivel al que pueden llegar, mediante la forma que a ellos ma?s les conviene, no es crear elitismo, es dar a cada uno lo que le corresponde, porque igual de injusto es el trato desigual de los iguales, que el trato igual de los desiguales.

No conviene confundir elitismo con excelencia. Lo que ocurre es que en muchos ambientes la promocio?n de la excelencia no esta? de moda. Se percibe, en ocasiones, una atmo?sfera un tanto colectivista que pretende la promocio?n del igualitarismo, evitando a toda costa que los ma?s capaces puedan destacar sobre el resto, lo cual es profundamente injusto.

El elitismo tendri?a un sentido negativo, a nuestro juicio, si se entiende que so?lo algunas personas “socialmente favorecidas” tendra?n oportunidades adecuadas para su educacio?n, mientras otras, con condiciones intelectuales, o de otro tipo, para acceder a una educacio?n de alto nivel, les fuera vetado el paso, por razones ajenas a su propia competencia, para la ayuda que pretenden. Asi?, el elitismo seri?a una actitud arbitraria establecida por los que ocupasen las posiciones dominantes. Por el contrario, al promover la excelencia, ofreciendo posibilidades a todas las personas que lo precisen, estamos favoreciendo todo el tejido social, que ha de beneficiarse de los logros de aque?llos que tienen mayor capacidad. Lo contrario es, nos parece, una actitud de aute?ntico despilfarro social.