Mitos y Realidades en torno a la Alta Capacidad (5 de 12)

600

[Continuamos con el quinto de ésta serie de 12 Post acerca de los Mitos y Realidades en torno a la Alta Capacidad, escrito por el reconocido especialista Javier Touron]…

MITO 5 Los nin?os de alta capacidad son creados por unos padres “superapasionados”, que conducen a sus hijos a rendir continuamente de forma alta. Cuando los padres, muy ambiciosos, les empujan demasiado, esos nin?os terminan fracasando

Los padres, aunque deben estar junto a los hijos estimula?ndolos, anima?ndolos y empuja?ndolos, no crean la alta. Es importante que los padres reconozcan las necesidades educativas y afectivas de sus hijos, y esto implica que deben ser conscientes de cua?les son sus puntos fuertes y cua?les sus puntos de?biles, que seguro los tendra?n. Siendo asi?, la exigencia para que sus hijos pongan el esfuerzo que razonablemente se puede esperar de ellos para alcanzar el rendimiento acorde a su capacidad, sera? compatible con la comprensio?n ante los fallos y fracasos, que tambie?n los habra?. Los padres deben analizar cuidadosamente cua?les son las razones que les llevan a presionar a sus hijos. Si realmente van buscando un esti?mulo que les ayude en su desarrollo personal, o si esta?n proyectando en su exigencia alguna frustracio?n personal, o incluso si lo hacen por vanidad, o por prestigio social. En cualquier caso, lo que es claro es que la alta capacidad, como potencial que es, no se crea a base de esfuerzo o exigencia paterna. Mas bien los padres lo que deben es ofrecer el apoyo necesario para que sus hijos alcancen su pleno desarrollo, favoreciendo un ambiente intelectual y culturalmente estimulante, donde el intere?s por la felicidad personal de los hijos, fin mismo de la educacio?n, presida todas las relaciones familiares. Pero el esti?mulo, que siempre es conveniente, no debe convertirse en presio?n, o en el planteamiento de unas metas lejos del alcance real de las facultades del nin?o. Cuando esto ocurre, el fracaso esta? asegurado, con los efectos negativos que de e?l se derivan, tanto para la imagen del nin?o sobre si? mismo, como para las relaciones paterno-filiales.

Lo contrario tambie?n es cierto, una persona con una capacidad potencial alta, si no recibe el apoyo de la familia, y el intere?s de sus padres por ofrecerle las oportunidades educativas adecuadas esta? ausente, tendra? –en el mejor de los casos- menos posibilidades de obtener una realizacio?n adecuada de sus capacidades.

Los nin?os de alta capacidad esta?n enviando sen?ales claras a sus padres acerca de su necesidad de un entorno estimulante, en esto no son diferentes de cualquier otro nin?o. El arte educativo de los padres debe llevarles a encontrar el balance adecuado entre exigencia y comprensio?n, entre ayuda y presio?n, entre esti?mulo y desintere?s.