Las ventajas del método Freinet en el desarrollo de la inteligencia emocional

628

La serie acerca de los métodos y modelos educativos que pueden ayudar a nuestros peques con capacidades superiores continua, y nos faltan aun varias cosas interesantes por discutir.

Lo que les presento hoy es el método Freinet, otro que nació en medio de una conmoción postguerra. En la Primera Guerra Mundial, fue herido de un pulmón y tras su convalecencia, ejerció su profesión de educador, pero ya con la mira en un modelo diferente. Más adelante, comulgó con las ideas comunistas y poco a poco dio forma a un nuevo método de enseñanza que inició antes de la Segunda Guerra Mundial y cristalizó después.

Su idea era que la escuela no podía estar separada de la vida real, cotidiana, porque lo que el modelo apuntó a aprovechar el conocimiento de las personas de la comunidad, de modo que los niños salieran de las aulas a convivir y aprender de su entorno. Igual que otros métodos que se desarrollaron por las mismas épocas, como Montessori y Reggio Emilia, el de Freinet postulaba que la escuela es continuación de la familia, así que se pondera la cooperación, la solidaridad y el trabajo para el bienestar común. Sí, muy comunista, pero tiene lo suyo.

Tiene principios muy interesantes y sólo enumero algunos: No acepta el autoritarismo ni la obediencia ciega, promueve la libertad de elección y si ésta no fue la adecuada, se aprende de ello; las calificaciones son un error y no existen las tareas para hacer en casa, el trabajo debe ser motivado, el maestro habla lo menos posible y se convierte en guía de un aprendizaje que se adquiere a través de la experiencia, no de la escucha; el respeto mutuo es imprescindible.

A los niños con aptitudes sobresalientes en el área kinestésica les viene muy bien este método, porque Freinet afirmaba que los niños deben moverse para aprender, porque así es su naturaleza y tienen que tocar, hacer, crear, lo que Freinet llamó el “tanteo experimental”. Otra ventaja es que debido a que Freinet impulsó el aprendizaje activo, también señaló que en las actividades deben tomarse en cuenta los intereses de cada niño, sus gustos y sus deseos. Esto suena bien, mientras no se llegue a un extremo en que se les deje hacer lo que quieran sin control, que es una de las críticas a este método.

Los peques sobresalientes en el área naturalista estarán encantados, porque se trabaja mucho en campo, es decir, con paseos y visitas a lugares donde se pueda estar en contacto con la naturaleza.

En sus inicios, Freinet puso mucho énfasis en la imprenta-escuela, donde los niños crean sus textos y los comparten con otros, cosa que se sigue haciendo ahora con otros métodos más acordes con la tecnología actual, y está muy bien porque hay talleres de radio y televisión, pero por lo que actualmente se sabe acerca del daño que pueden causar las radiaciones que emiten celulares y tabletas, hay polémica acerca del uso continuo de estos dispositivos en las clases.

Como ya había mencionado respecto a otros métodos, aunque ahora nos suenan innovadores, la verdad es que tienen muchos años funcionando con actividades que ahora los sistemas educativos tradicionales empiezan a reconocer como si fueran muy recientes. Por ejemplo, en el método Freinet el trabajo cooperativo es básico, no olvidemos sus raíces comunistas, pero ojo, no tiene relación alguna con cuestiones políticas, sino con una filosofía de desarrollo social en colaboración, que a fin de cuentas, es una de las habilidades que pedirán los empleadores en el futuro.

En resumen, este método pretende educar a un niño que tenga ideas libres, sea solidario, no se deje adoctrinar, que busque el bien de todos con sus acciones, se relacione positivamente con todos, sea responsable, autónomo, participativo y pueda comunicarse asertivamente. Es decir, todo lo que se necesita para desarrollar las áreas intrapersonal e interpersonal, o lo que es lo mismo, la inteligencia emocional.

Hasta ahí todo suena bien, después de todo, lo que queremos para nuestros niños es un lugar donde sean escuchados, respetados y no se les limite, que puedan ser ellos mismos y que aprendan por motivación y convicción, a ser disciplinados, sin ser coercionados.

Y luego viene el mayor “pero”. En un método donde se prioriza el área social, no se presentan muchos retos cognitivos. Sus puntos débiles se parecen a los del método Montessori, pues en un contexto donde lo más importante es la libertad y el trabajo según los intereses y el ánimo de los niños, los peques con alto potencial pueden caer en situaciones de comodidad donde se estancarán y navegarán sin desarrollar todas sus capacidades.

Es cierto que al trabajar con lo que les interesa, lo chicos pueden profundizar hasta donde lo deseen, pero el docente no les impulsará a ir más lejos ni a esforzarse más que para satisfacer las demandas del grupo y si éste no es muy exigente, no habrá desafíos.

Y esto es en escuelas que sí llevan cabalmente el método, porque como ya se dijo antes, no faltan las que se publicitan como tal, pero en realidad sólo hacen adaptaciones extrañas o de plano sólo tienen el nombre.

Además, al no tener notas o calificaciones, algunas escuelas que realmente llevan esta pedagogía no están incorporadas a la SEP. Otras han conseguido llevar el modelo y se las arreglan para presentar las evaluaciones que la SEP exige y unas más se saltan a Freinet en esta parte y realizan exámenes como cualquier otra escuela. Aquí la recomendación es asegurarse del estatus de la certificación y de que el método es el que están buscando, si tú, papá, mamá, han decidido que éste es el que le conviene a sus niños.

Los dejo en la reflexión sobre esta pedagogía. Educar a un niño con aptitudes sobresalientes no es sencillo y la elección de la escuela es muy importante para darles el apoyo que necesitan. Hay que pensarlo muy detenidamente.

Referencias

Chourio, J. y Segundo, R. (2008). Pensamiento e ideas pedagógicas de Celestin Freinet.

López, G. (2011). Apuntes sobre la pedagogía crítica: su emergencia, desarrollo y rol en la posmodernidad. Volumen II.

Nancy González Gea
Vivo las altas capacidades en carne propia, con el enorme privilegio de ser madre de un joven extraordinario que me impulsó a investigar, estudiar y especializarme con los mejores. Tengo el honor de trabajar con y para niños extraordinarios que alimentan mi intelecto y mi espíritu. Ayudar es mi motivo principal y mi objetivo primario es nunca dejar de aprender.

Estos son los artículos que conforman esta Serie:

  1. Nutrir a nuestros niños a través de un constructivismo renovado
  2. Mi peque tiene capacidades superiores, pero ¿qué escuela necesita?
  3. Pedagogía Waldorf, entre lo ideal y lo místico
  4. ¿Es el Método Montessori como lo pintan?
  5. Todo cubierto con el método Reggio Emilia
  6. Las ventajas del método Freinet en el desarrollo de la inteligencia emocional
  7. Escuela en casa: libertad y compromiso con los niños sobresalientes
  8. Nuevo modelo educativo: el beneficio de la duda